Hipócrita lectora

Blog de Sonia García López

Espigadoras del ayer (Vogliamo anche le rose, Alina Marazzi, 2007)

vogliamoanchelerose_3

En un texto titulado “Mujeres que hacen historia”, Laura Mulvey tomaba prestada la noción de “espigar” de la película de Angès Varda Los espigadores y la espigadora (2000) para caracterizar un modo de hacer cine feminista por excelencia: aquel que se sirve del metraje encontrado como recurso de base para interrogar al pasado. La cineasta rusa Esfir Shub con La caída de la dinastía Romanov (1927) encabeza una larga lista de cineastas que, partiendo de la pobreza material a la que las relegó la industria del cine, hicieron de la necesidad virtud. Para la creadora de Riddles of the Sphinx (Laura Mulvey, Peter Wollen, 1977), la reflexión sobre ese modo de hacer permite pensar y establecer correspondencias teóricas y políticas con el lugar que han ocupado las mujeres en la historia de occidente. No es otro el mecanismo que emplea Alina Marazzi en Vogliamo anche le rose, documental que combina materiales procedentes del archivo televisivo, animación y películas anónimas, cuyo punto en común es el planteamiento de la situación de las mujeres italianas en una sociedad profundamente machista y anclada en el catolicismo y la familia patriarcal, para poner en imágenes las observaciones, las inquietudes y las reflexiones de Anita, Teresa y Valentina, tres mujeres que viven en distintas ciudades en la Italia de los años 60 y 70 del pasado siglo. El título de Vogliamo anche le rose, También queremos rosas, hace referencia a una de las reivindicaciones históricas del movimiento feminista, “Queremos pan, pero también queremos rosas”. Anita, Teresa y Valentina no se conocían entre sí, pero compartían inquietudes que consignaron en sus diarios íntimos, en los que abordan cuestiones clave del feminismo de la segunda ola como la represión y la liberación sexual, el aborto o la maternidad. Marazzi tampoco las conoció. Los textos proceden de la Fondazione Archivio Diaristico Nazionale Pieve Santo Stefano y, por ello, en la película no cumplen tanto la función de rescatar trayectorias individuales, sino que funcionan como alegorías del tiempo en que las mujeres comenzaron a soñar no solo con el pan, sino también con las rosas.

Texto publicado con motivo de la proyección de Vogliamo anche le rose en Cineteca Madrid los días 6 y 7 de marzo de 2018, dentro del ciclo Hacia la huelga feminista.

Información

Esta entrada fue publicada en 10 de noviembre de 2018 por en AT WORK, ESCRITOS Y ENSAYOS, Uncategorized y etiquetada con , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: