Hipócrita lectora

Blog de Sonia García López

Gonzalo Herralde

El lugar que ocupa el documental en la producción cinematográfica de Gonzalo Herralde es discreto y, al mismo tiempo, insoslayable, tanto si nos referimos al conjunto de su filmografía como si atendemos al marco, más amplio, del cine de la Transición española. Y es que tanto en Raza, el espíritu de Franco (1977) como en El asesino de Pedralbes (1978) Herralde abordó con una técnica novedosa algunos de los grandes tabúes del régimen franquista cuando la sociedad española apenas despertaba del mal sueño de la dictadura.
En el primero de sus documentales, Herralde desenmascaró los mitos del franquismo esbozados en la película Raza (José Luis Sáenz de Heredia, 1942), cuyo guión había escrito el propio Francisco Franco bajo seudónimo. Fruto de una estrecha colaboración con el crítico perteneciente a la gauche divine de la Escuela de Barcelona, Román Gubern, que trabajó en este proyecto como guionista, Raza, el espíritu de Franco constituye un brillante ejercicio de montaje y desmontaje a partir del cual los autores se proponían diseccionar el guión escrito por el caudillo en clave autobiográfica para entender sus fantasmas y la lógica que sustentaba la psique del dictador. Si las escenas de la película de Sáenz de Heredia, extraídas de su contexto narrativo original, parecían hablar por sí solas de las frustradas aspiraciones pequeñoburguesas de Franco, las declaraciones de su hermana Pilar y del galán cinematográfico Alfredo Mayo añadían enjundia al jugoso retrato trazado por Herralde.

Con El asesino de Pedralbes, el director barcelonés abordó la psicopatología de uno de los delincuentes más mediáticos del tardofranquismo, José Luis Cerveto, para proporcionar, a través de su relato en primera persona, las claves de algunas de las secuelas que la represiva cultura dictatorial dejó en la sociedad española. Tal y como el periodista Fernando Samaniego señaló en su momento, por primera vez en esta película un detenido explicaba su situación ante la sociedad y cuestionaba las instituciones disciplinarias. Utilizando métodos propios del cine de ficción para generar un complejo mecanismo de identificaciones en el espectador, Herralde tejió un relato magistral a través del cual el propio Cerveto vivió una transformación personal mediante la que pudo vislumbrar una catarsis, una liberación de sus traumas que, por lo demás, habría de revelarse fallida.

Texto publicado en el Catálogo de Documenta Madrid 10 con motivo del ciclo Nombres propios: Gonzalo Herralde.

English version at Documenta Madrid 10 Catalog.

Post scriptum: Reseña de la emisión de la película El asesino de Pedralbes en el programa de RTVE Versión español publicada por Caridad Fernández en E-Kultur el 4 de julio de 2002.

Anuncios

Un comentario el “Gonzalo Herralde

  1. Pingback: Enmiendas a la totalidad, por Caridad Fernández | Hipócrita lectora

Los comentarios están cerrados.

Información

Esta entrada fue publicada en 1 de agosto de 2012 por en ESCRITOS Y ENSAYOS y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: